sábado, 18 de junio de 2011

Destinos pautados

Del destino es imposible escapar. Como si uno desde el mismo nacimiento tuviera grabado en el inconsiente el fin para el cual vino, y nada mas que eso se le permitirá experimentar. Por eso las personalidades nos rigen la conducta. Antes como había oráculos era mucho mas fácil. Sacrificabas un chancho y sabias pa donde agarrar. Ahora no, estas perdido en la junga de cemento tratando de pelearla todos los días. Igual puede ser horripilante saber tu destino, como lo descubrió Edipo. Imaginarse nomas que le hubieran dicho a los 12 años  a Helena:

(Interpretacion hecha con actores baratos)
Oráculo: Helena, has nacido para causar lujuria, y sufriento entre los hombres que te deseen.
Helena: Amén, como voy a aprovechar esos dones!
Oráculo: pff….

Que idea podía tener una niña de todo lo que aquello significaría, seguramente cambiaria su forma de vivir su vida y sobretodo de su relacion con los hombres. Pero bueno, Helena creció para hacer sufrir a Teseo,  Piritoo, Menelao, Paris, y todo lo que después derivo en la caída de troya.
Creo que por mi parte me serviría saber cual es mi destino, sobretodo para aclarar muchas dudas que tengo con respecto a lo que quiero ser en un par de años, nisiquiera se si estoy haciendo la carrera correcta. Pero después de cumplir mi destino seguro que me sentiría vacio, y ya solo quedaría esperar la muerte tristemente dia tras dia.
Del destino es imposible escapar. De la muerte tampoco. Quizas estén conectados y solo habiendo cumplido el primero, se accede al segundo.