lunes, 12 de marzo de 2012

Perspectivas


Seis metros bajo tierra, todo parece más oscuro de lo que en realidad es. Y no es que estuviera ahí, sino que, como mencione, todo parece más oscuro de lo que en realidad es. Y fue. Fue muchas cosas pero lo que mas fue, sin dudas, es exagerado. Hablo parado al nivel del mar, por supuesto, no es que me cegue la oscuridad todavía. De un salto volé hacia las nubes, veía todo alrededor, veía hacia atrás, las cosas como eran, y veía hacia adelante, con claridad. Pero caí, otra vez, porque desde arriba, todo parecía más brillante de lo que en realidad es. Y lo fue. Y caí. Y solo entonces, habiendo bajado y subido, comencé a caminar viendo solo lo que tengo en frente, tratando de ver con los mejores ojos la realidad del hoy, disfrutando del paisaje que me presenta la trilla, y sobre todo, disfrutando de la compañía, de todos los que caminan a mi lado (que a veces, por ver hacia adelante, se los deja fuera de escena)