lunes, 27 de febrero de 2012

Vuelven.


( … ) Los madrugones, las mañanas somnolientas, las caras de cansados, las horas que no pasan, el hambre a mitad de la clase, los almuerzos clandestinos, las tardes con cuadernos, los libros que pasean, las gomas que ensucian escritorios, las tardecitas con bizcochos, el cansancio y la falta de siesta, el estrés de la semana, los relojes que no se mueven, los días que se van tachando, los viernes de armar bolsos, los viajes esperados, las tardes del pueblo de vuelta, las nostalgias, los te extrañé que se dicen sin decirse, las salidas con amigos, el relax en el estrés de la noche, los domingos de pereza, las levantadas mal dormidos, los abrazos maternales en la terminal, los ojos que se miran con dulzura, extrañándose ya, las caras de los nómades que se entienden sin conocerse, las noches en tres cruces, las pequeñas despedidas entre sueños, las caminatas de vuelta a la vida, las llegadas tarde a casa, los madrugones, las mañanas somnolientas ( … )[1]


[1] Falta de puntuación adrede.