viernes, 4 de noviembre de 2011

El paseante circulante



Recuerdo que había un camino, allá, por aquellos tiempos. Solo con verlo me venían ganas de viajar, de dejar todo atrás, de despegar, de sentir esa adrenalina de seguir un par de sueños tontos que tendría a esos 16 años, y ser un punto mas en el horizonte. Y se dio que salí del nido, capaz que no de la forma esperada, pero era algo. Y ese camino fue mi vida, mi guía y hasta mi compañero. Pero no era todo como parecía de afuera, el camino resulto, con el paso del tiempo, ser sinuoso, oscuro por momentos, y sobretodo solitario. Pese a todo seguí, con la frente en alto, confiado en lo que quería y en lo que pensaba de mi vida. Y terminando el maravilloso camino, me encontré volviendo por las mismas curvas, por las mismas postales, por las mismas huellas, por las que alguna vez salí.
No quiero saber si fue el peor error, o el mejor acierto de mi vida. Tanto perdí, pero tanto aprendí…