miércoles, 20 de julio de 2011

Metamorfosis

Te conocí y eras amable, tierna, atenta, inocente, divertida, diferente. Un gusto de persona con quien tener una conversación totalmente pura, alegre.
Hubo un interludio de noches largas, alcohol, engaños, mentiras encubiertas y otras cosas de las que no me contaste.
Volvieron a correr las cortinas y ya eras otra cosa. Fría, cortante, vulgar, perdida, (arrepentida?).
Impotente fui testigo con las manos encadenadas. Pero que podía haber hecho si nunca me abriste el candado


La bola de cristal solo muestra tormentas, desde aquel día